Cine Rugoleor

Proyecto Lázaro (2016)

17 Enero 2017 , Escrito por Cine Rugoleor Etiquetado en #Estrenos 2017, #Ciencia Ficción, #Cine Español

Cartel: Proyecto Lázaro (2016)

A sus 32 años, Marc Jarvis (Tom Hughes) recibe la peor noticia de su vida: padece una enfermedad terminal que, en el mejor de los casos, le da un año de vida. Incapaz de afrontar su muerte, decide congelar su cuerpo antes de que su mal se propague. En el proceso le acompañará su gran amor, Naomi (Oona Chaplin), que sin embargo no comparte su decisión. 60 años más tarde, Marc se convierte en el primer hombre resucitado. Sin embargo, su victoria sobre la muerte traerá consigo el regreso de su pasado y una sorprendente revelación.

Valoración: 5,688

Tráiler de la película

Ficha

Título Original: Realive.
Director: Mateo Gil.
Guionista: Mateo Gil.
Reparto: Oona Chaplin, Tom Hughes, Charlotte Le Bon, Bruno Sevilla, Barry Ward, Julio Perillán, Godeliv Van den Brandt, Rafael Cebrián.
Productores: Ibon Cormenzana, Ignasi Estapé, Jérôme Vidal.
Música: Lucas Vidal.
Fotografía: Pau Esteve Birba.
Montaje: Guillermo de la Cal.
Países Participantes: España, Bélgica, Francia.
Año de Producción: 2016.
Duración Original: 112 minutos.
Calificación por Edades: No recomendada para menores de 12 años.
Género: Ciencia Ficción, Drama.
Estreno (España): 13 de enero de 2017.
DVD (Venta): 5 de mayo de 2017.
Distribuidora (España): Filmax.
Espectadores (España): 18.014.
Recaudación (España): 107.703,69 €.

Cartel: Proyecto Lázaro (2016)

Crítica

17-01-2017 – JOSU EGUREN

Re-animado

Con el mismo tacto y sutileza con la que cita el mito del moderno Prometeo por boca de un doctor experto en resucitación y tecnología criónica Víctor (West). Mateo Gil ("Nadie conoce a nadie", "Blackthorn") rearma las piezas del guión que firmó hace más de veinte años junto a Alejandro Amenábar, solo que en este caso el 'thriller' con trazas de 'hard sci fi' da paso a una plúmbea diatriba pseudo filosófica aliñada con brotes de espiritualidad new age.

Los paralelismos entre "Proyecto Lázaro" y "Abre los ojos" van de lo anecdótico a lo estructural para manifestarse con especial énfasis en todos los diálogos en los que se discute sobre el sentido de la existencia. Tras un largo paréntesis post mortem, que da pie a regresiones en las que Gil reflexiona en torno a las derivaciones éticas y emocionales del derecho a la muerte, "Proyecto Lázaro" atraviesa las distintas etapas de la resurrección, abordando el proceso desde el punto de vista del primer renacido en un futuro próximo en el que la asepsia quirúrgica ha invadido el terreno de las relaciones humanas.

La voz de "Proyecto Lázaro" es monocorde, pese a las breves erupciones de plasticidad gore que desencajan una puesta en escena rayana en lo transcendental, y aunque se afana en envenenar su discurso poniendo en el punto de mira los límites de la ciencia médica, no acaba de dar el paso definitivo, dejando atrás la influencia de Terrence Malick para pisar los dominios de David Cronenberg. Así es como "Proyecto Lázaro" termina sus días, a mitad de camino entre "Mar adentro" y la promesa del reencuentro con Oona Chaplin, en el papel de novia de Frankenstein suspendida en ese estado de semivida dickiano que sirve como analogía para describir el ritmo de una película tan ensimismada en la aliteración de sus teorías que se olvida del espectador.

Compartir este post

Repost 0

Comentar este post