Cine Rugoleor

Figuras ocultas (2016)

24 Enero 2017 , Escrito por Cine Rugoleor Etiquetado en #Estrenos 2017, #Drama

Figuras ocultas (2016)

Katherine Johnson (Taraji P. Henson), Dorothy Vaughn (Octavia Spencer) y Mary Jackson (Janelle Monáe) son tres mujeres afroamericanas que, a principios de los años 60, trabajan como matemáticas en la NASA. Allí forman parte del equipo que busca dar el golpe definitivo a la aguerrida competencia entre EE.UU. y la Unión Soviética por ganar la carrera espacial, y convertir al astronauta John Glenn (Glen Powell) en el primer humano en orbitar alrededor del planeta Tierra. Sin embargo, para conseguirlo, tendrán que romper todos los prejuicios sobre género y raza.

Valoración: 7,334

Tráiler de la película

Ficha

Título Original: Hidden Figures.
Director: Theodore Melfi.
Guionistas: Allison Schroeder, Theodore Melfi.
Reparto: Kevin Costner, Kirsten Dunst, Taraji P. Henson, Octavia Spencer, Janelle Monáe, Aldis Hodge, Jim Parsons, Glen Powell, Mahershala Ali.
Productores: Peter Chernin, Donna Gigliotti, Theodore Melfi, Jenno Topping, Pharrell Williams.
Música: Benjamin Wallfisch, Pharrell Williams, Hans Zimmer.
Fotografía: Mandy Walker.
Montaje: Peter Teschner.
País Participante: Estados Unidos.
Año de Producción: 2016.
Duración Original: 127 minutos.
Calificación por Edades: Apta para todos los públicos.
Género: Drama, Biográfica, Histórica.
Estreno (España): 20 de enero de 2017.
DVD (Venta): 24 de mayo de 2017.
Distribuidora (España): 20th Century FOX España.
Espectadores (España): 442.082.
Recaudación (España): 2.649.134,44 €.

Cartel: Figuras ocultas (2016)

Crítica

24-01-2017 – ANTON MERIKAETXEBARRIA

Mujeres a flor de piel

Tres mujeres afroamericanas tuvieron un  papel decisivo a la hora de situar al primer hombre en la órbita de la Tierra. Acontecimiento histórico, llevado a cabo en 1962, que se reivindica en "Figuras ocultas" a la hora de dar su protagonismo a quienes más se lo merecían. O sea, a tres matemáticas de raza negra, protagonistas de la carrera espacial, durante los años de la guerra fría librada por rusos y norteamericanos. Lo cual da pie a una película de valía, interpretada por tres estupendas actrices, sobre todo por lo que respecta a Octavia Spencer, en el papel de Dorothy Vaugham.

Así pues, estamos ante un alegato contra la segregación racial, en sintonía con esta reflexión de Martin Luther King: «Hemos aprendido a volar como los pájaros, pero no hemos aprendido el arte de vivir juntos, como hermanos». Una película arraigada en la era Kennedy, cuando el presidente de Estados Unidos impulsó una política de reformas destinadas a recuperar para su país la primacía mundial, puesta en duda por los éxitos espaciales soviéticos. Que a estas alturas, cuando nos encontramos en la civilización número 33 de la humanidad, tengamos que estar reivindicando a unas mujeres en razón de su raza, clama al cielo.

La razón puede estar en el hecho de que vivimos en el crepúsculo de un sistema, de una sociedad, de una escala de valores y quizás de un mundo. Las naciones surgen sólo para caer. La gloria es efímera. Sólo un pensamiento sobrevive, sólo hay una verdad inmortal que puede crecer y florecer, que pasa en secreto de un corazón a otro, que la madre se la da al hijo con su leche. Y es la de que un ser humano no puede ser juzgado por el color de su piel. Que una persona buena es mejor que una mala, que justicia es mejor que injusticia y que aquel que prodiga la piedad es superior al que practica la violencia. Todas estas ideas están muy presentes en esta digna película humanista.

Compartir este post

Repost 0

Comentar este post